top of page

Takanakuy en Santo Tomás: Una Navidad de Puños y Abrazos para Resolver Conflictos.

En la ciudad de Santo Tomás, ubicada en el sur peruano, la Navidad no solo es sinónimo de paz y alegría, sino también de una singular tradición conocida como Takanakuy, donde los problemas se resuelven a golpes y abrazos en la plaza de toros del pueblo.

Tekanakuy

Una Tradición de Encuentros a Puño Limpio:

El 25 de diciembre es el día más esperado del año en Santo Tomás, marcando el tiempo del Takanakuy, una palabra quechua que significa "golpearse entre sí". En este peculiar evento, aquellos que tienen rencillas pendientes pueden convocar a sus oponentes a la plaza de toros para resolver sus diferencias a través de la lucha cuerpo a cuerpo.


Reglas Claras para la Resolución Pacífica:

Las reglas del Takanakuy son simples pero estrictas: solo se permiten puñetes y patadas, quedando prohibido sujetarse, atacar por la espalda, lanzarse sobre el oponente o continuar golpeándolo cuando ya ha caído. Las peleas, en promedio, duran alrededor de tres minutos y concluyen con un abrazo entre los contendientes, simbolizando la reconciliación.

Tekanakuy

Orígenes Controvertidos:

El origen de esta tradición se remonta a la época de la colonia, según Víctor Laime, un poblador que ha investigado el tema. Durante ese periodo, los españoles organizaban peleas entre sus esclavos el 25 de diciembre, tratándolos como si fueran gallos de pelea. Con el tiempo, esta práctica se fusionó con la Huaylía, cantos y danzas de resistencia inca, convirtiéndose en una forma de resolver disputas y mantener viva la esencia guerrera del pueblo.

Tekanakuy

Un Método de Resolución de Conflictos:

"Durante muchos años estuvimos olvidados, no había autoridades judiciales ni policiales, por lo que así era como resolvíamos nuestros problemas", explica Florentino Laime, exalcalde de Santo Tomás.

La tradición ha evolucionado y ahora involucra a familias enteras que se enfrentan en el Takanakuy para poner fin a desavenencias, siendo una oportunidad para que los participantes reparen el honor propio o de sus seres queridos.

Tekanakuy

Santo Tomás, ubicado a siete horas de la capital de Cusco, abraza esta peculiar tradición que ha perdurado a través del tiempo, ofreciendo una forma única de cerrar capítulos pendientes y promover la paz en una festividad tan especial como la Navidad.

9 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page