top of page

Hydra: La Isla Donde Los Vehículos No Tienen Cabida.

En el corazón del mar Egeo y rodeado de aguas azules brillantes, se encuentra la pintoresca isla de Hydra, un lugar que parece detenido en el tiempo. Una primera vista, no difiere mucho de las islas vecinas: sus calles encaladas, el dulce aroma de jazmines y las vistas panorámicas crean un escenario idílico. Sin embargo, lo que realmente distingue a Hydra es su enfoque único y decidido en cuanto al transporte.

Hydra Island
Desde que llegas a la paradisiaca isla encuentras un paisaje pintoresto.

En contraste con las bulliciosas calles llenas de automóviles en muchas otras partes del mundo, Hydra ha abrazado una forma de desplazamiento más serena y tradicional: el sonido rítmico de los cascos de los caballos. Aquí, los automóviles no tienen cabida y están excluidos de la isla por ley, excepto en casos de emergencia, como camiones de bomberos, vehículos de basura y ambulancias.


Con una población de alrededor de 2.500 habitantes, Hydra ha optado por un estilo de vida que se desplaza sobre cuatro patas. Mulas, burros y caballos pequeños son los verdaderos protagonistas de las calles adoquinadas de la isla. Desde el momento en que los visitantes desembarcan del ferry y pisan el puerto de Hydra, son recibidos por la elegante presencia de estos pequeños caballos que serpentean con gracia a lo largo de las calles, estableciendo el pulso relajado y pausado de la isla.


Desde el tranquilo pueblo costero de Kaminia hasta la relajada Mandraki, la isla está interconectada con la presencia de los caballos. En cada rincón, los lugareños realizan sus tareas diarias en compañía de estos fieles animales, creando una escena pintoresca y encantadora.


Harriet Jarman, propietaria de la empresa de excursiones a caballo "Harriet's Hydra Horses", es una figura destacada en esta idílica comunidad. Su vínculo con Hydra comenzó hace 24 años, cuando su madre la trajo de vacaciones a la isla. El amor a primera vista la llevó a tomar la audaz decisión de convertir Hydra en su hogar permanente. Sin embargo, los desafíos económicos durante la crisis griega la llevaron a vender a su adorado caballo, Chloe.


Determinada a mantener su lazo con Chloe y su amor por la isla, Jarman creó su negocio de excursiones a caballo. Lo que comenzó como una forma de cuidar a su compañera equina se ha convertido en una hermosa oportunidad para compartir la belleza natural de Hydra con los visitantes. Ahora, su empresa cuenta con un equipo de 12 caballos y ofrece emocionantes excursiones guiadas por los senderos de la isla, que abarcan monasterios pintorescos y playas vírgenes.


Los jinetes no solo pueden disfrutar de las vistas y sonidos únicos de Hydra, sino que también pueden sumergirse en sus aguas cristalinas en compañía de sus fieles amigos de cuatro patas. "Hydra es una isla que te transporta al pasado", afirma Jarman, destacando cómo la ausencia de automóviles y la presencia de caballos han infundido un ritmo tranquilo y atemporal en la vida de la isla.


En una época en que la modernidad y la prisa dominan muchas partes del mundo, la Isla de Hydra se erige como un refugio sereno y pintoresco, donde los cascos de los caballos marcan el paso del tiempo y los lugareños y visitantes se sumergen en la maravilla de un estilo de vida más tranquilo.

0 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page