top of page

Hallan una misteriosa fuga en el fondo del Océano Pacífico.

Cascadia es el nombre de una falla submarina de más de 1.100 kilómetros que se extiende entre la provincia canadiense de la Columbia Británica y el norte de California.

La fuga detectada en el lecho marino preocupa a los científicos
La fuga detectada en el lecho marino preocupa a los científicos

Está ubicada en la zona de subducción de la placa Juan de Fuca y de la placa Norteamericana; y, entre sus peculiaridades, constituye una zona de un riesgo sísmico tan alto que puede provocar terremotos de magnitud 8, tsunamis incluidos.


Ahora, un estudio llevado a cabo por la Universidad de Washington (UW) ha arrebatado el sueño a todos los hipocondríacos de la sismología al confirmar las sospechas que suscitó un primer acercamiento a la zona en 2015: en esta misma falla, que cruza parte del Océano Atlántico, se ha producido una filtración de líquido cálido y químicamente distinto al agua. Lo han bautizado como Pythias Oasis y se encuentra a 80 kilómetros de Newport, Oregón.


En palabras de los propios investigadores, cuyo estudio se ha publicado al completo en la revista científica ‘Science Advances’, se trata de un “manantial submarino único” que brota de manera directa en la zona de Cascadia. Es decir, una especie de fuente cuatro kilómetros por debajo del lecho marino que “regula las tensiones tectónicas en la falla de alta mar”.


De hecho, el propio coautor del trabajo y profesor asociado de oceanografía de la UW, Evan Salomon, lo ha descrito como una “fuga de lubricante”. Las últimas aproximaciones han permitido calcular que, si en la zona las temperaturas se mueven entre los 150 y los 250 grados Celsius, el fluido que expulsa Pythias Oasis, es de nueve grados Celsius más caliente que el agua que lo envuelve. Además, el trabajo de un robot submarino ha rizado más el rizo geológico al descubrir que las burbujas son “un componente menor del fluido cálido y químicamente distinto”.


¿Hay riesgo de terremoto?

“Eso es algo que nunca había visto y, que yo sepa, no se había observado antes”, explica Solomon al referirse a las burbujas de metano que componían el chorro de agua a presión que expulsa el lecho marino. Según los investigadores, se debe al gran empuje de Cascadia, que reduce la presión del fluido entre las partículas de sedimento y esto provoca que, a su vez, aumente la fricción entre las placas oceánica y continental.

27 visualizaciones0 comentarios

Comentários


bottom of page