top of page

El Origen Morado del 8M: Una Historia de Tragedia y Reivindicación

El color morado ha inundado las calles en las manifestaciones del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer. Pero detrás de este vibrante tono hay una historia que mezcla tragedia con reivindicación, una historia que se remonta a un fatídico día en Nueva York hace más de un siglo.

El 25 de marzo de 1911, un incendio arrasó la fábrica textil Triangle Shirtwaist en la ciudad de Nueva York. La tragedia se cobró la vida de 146 personas, la mayoría de ellas mujeres jóvenes inmigrantes. Entre los detalles que hacen de esta tragedia un punto crucial en la historia de la lucha laboral y feminista se encuentra el color de las prendas que se estaban confeccionando ese día.


Las trabajadoras de la Triangle Shirtwaist, en su mayoría costureras, estaban ocupadas en la fabricación de un lote de camisas de un inusual color lila. Este detalle aparentemente trivial se convertiría en un símbolo de luto y lucha en las décadas posteriores.


El humo que se elevaba desde el edificio en llamas adquirió un tono morado intenso debido al color de las camisas. Esta imagen dejó una profunda impresión en la sociedad de la época, convirtiéndose en un emblema tanto del dolor por las víctimas como de la resistencia frente a la injusticia laboral y la violencia de género.


Con el paso del tiempo, el color morado fue resignificado. De ser un símbolo de luto y tragedia, se transformó en un emblema de reivindicación y resistencia. En la década de 1970, el movimiento feminista adoptó el morado como su color, utilizándolo en pañuelos, lazos y prendas en manifestaciones y actos reivindicativos.


Hoy en día, el color morado es reconocido a nivel mundial como un símbolo del Día Internacional de la Mujer y del movimiento feminista en general. Representa la lucha por un mundo más justo e igualitario para todas las mujeres, un recordatorio de la persistencia y la fuerza de las mujeres que han luchado y siguen luchando por sus derechos.


En las manifestaciones del 8M, el morado no solo es un color, es un grito de unidad, de resistencia y de esperanza. Es la manifestación visible de una larga historia de lucha y un símbolo del camino que queda por recorrer hacia la verdadera igualdad de género.

10 visualizaciones0 comentarios

コメント


bottom of page